Síguenos en

Entretenimiento

Médico atiende gratis desde hace tres años y no se detiene pese al COVID-19

Médico atiende gratis desde hace tres años y no se detiene pese al COVID-19

Publicado

|

La pandemia del coronavirus ha afectado a varios distritos de Lima Metropolitana, principalmente a los asentamientos humanos.

En muchos de estas comunidades ni siquiera tienen una posta médica o consultorio que los ayude, provocando que sean más vulnerables a esta y otras enfermedades. Un ejemplo es lo que pasa en el asentamiento humano Santa María de Ate Vitarte.

Los vecinos de esta zona dejaron de esperanzarse en las autoridades y su confianza está depositada en un médico de 31 años, llamado Milton Steven Pacho Salinas; quien viene atendiéndolos gratuitamente desde hace tres años.

El galeno, junto con los dirigentes de la zona, decidió abrir un consultorio en un segundo piso y en sus tiempos libres examina a varios ciudadanos del AA. HH. Incluso, al ser consciente de la situación que ellos viven, les regala medicinas.

Ver también:  Contraloría advierte riesgo de pérdida de oxigeno en albergue Covid-19 de Nasca
"He conocido buenos médicos, pero el Estado no da las garantías”, indicó. (Foto: Facebook)
“He conocido buenos médicos, pero el Estado no da las garantías”, indicó. (Foto: Facebook)

Pero, ¿cómo empezó? Pacho Salinas comenta que es un proyecto donde busca “atención médica primaria a niños, adultos y ancianos”. “Trabajo para el Estado (INPE) y en mis días libres atiendo entre tres a cuatro horas diarias. Para hacer este tipo de proyectos tuve que conversar con los dirigentes”, contó a La República.

El médico, que nació en Piura, comenta que fue becado en el 2006 por la Escuela Latinoamericana de Medicina en Cuba y en el 2012 fue colegiado en el Perú.

“Uno de los compromisos es brindar ayuda en nuestros países y compartir lo que tenemos. Me motiva que la gente sea agradecida. No pretendo ser un héroe, me gusta lo que hago y ayudo a la población”, sostiene.

Ver también:  Municipio de Ica cierra y multa hoteles El Embrujo y Hechizo ante riesgo de COVID-19
Consultorio donde atiende a pacientes de este AA. HH. (Foto: Difusión)
Consultorio donde atiende a pacientes de este AA. HH. (Foto: Difusión)

Por esta pandemia del coronavirus, muchos ciudadanos pensaron que no iba a atender, pero él solo pidió que consiguieran los materiales de EPP para volver al consultorio.

Milton vive actualmente con sus padres en el distrito de Ate. Ellos lo apoyan por ser una “causa justa”. Además, hizo un pedido al gobierno al enfatizar que deben “priorizar la atención primaria. Todos los ministros que entran dicen lo mismo. He conocido buenos médicos, pero el Estado no da las garantías”.

Entretenimiento

Peruano enseña a preparar el popular ají de pollería de manera sencilla

Mediante Tiktok, un hombre reveló lo rápido y fácil que es preparar esta deliciosa crema que ha conquistado a miles de peruanos.

Publicado

|

Por

En TikTok se ha compartido un video que se ha vuelto viral y ha sorprendido a miles, debido que muestra un peruano mostrando la rápida receta para hacer el famoso ají de pollería. Esta popular crema se ha convertido en uno de los acompañamientos más populares para comer pollo a la brasa.

El usuario de TikTok Jean Albarracin, también conocido como lacuchara_recetas, es popular en esta red social por hacer tutoriales de toda clase de comidas y bebidas. En esta ocasión, se graba mientras preparaba ají de pollería en unos pocos minutos.

Ver también:  Región Ica bordea los 50 mil contagios por COVID-19 y no se muestra cifra de fallecidos

En el video viral se ve cómo el hombre pone una licuadora frente a cámaras y, poco a poco, echa todos los ingredientes. Coloca un huevo, ¼ de cucharadita de pimienta molida, una de sal, una de mostaza, una de orégano y empieza a licuar todo.

Ver también:  Una viróloga desertora china publicó un estudio que afirma que el coronavirus fue creado en un laboratorio

Mientras todo esto se mezcla, añade ½ taza de aceite y un chorro de jugo de un limón. Finalmente, pone el ingrediente más importante: 5 ajíes amarillos y prende una vez más la licuadora. La combinación resultante de todos estos elementos es el famoso ají de pollería.

Continuar leyendo

Entretenimiento

Niñas hacen tareas en la calle y policías las llevan a comisaría para ayudarlas en Cajamarca

Agentes policiales se convirtieron por un instante en sus profesores y vieron con ellas ‘Aprendo en casa’

Publicado

|

Por

Un noble gesto tuvieron agentes de la comisaría de San José, en Cajamarca, quienes llevaron hasta sus instalaciones a dos hermanitas que hacía sus tareas escolares en la vía pública a pocos metros de su madre que vende productos de manera ambulante.

Según información de la oficina de imagen del Frente Policial de Cajamarca, las dos pequeñas se encontraban cerca a la comisaría San José y realizaban sus tareas encima de unas cajas de cartón, mientras su madre realizaba su labor como comerciante ambulante.

Tal como muestran las fotografías, las niñas se ven muy concentradas realizando sus tareas en plena calle, cerca de la puerta de una casa, en donde encontraron un pequeño espacio para no obstaculizar el paso de los peatones por la vereda.Cajamarca: Dos hermanitas que acompañan a su madre a trabajar son captadas haciendo sus tareas escolares en la calle; mientras su progenitora vende productos como ambulante.Cajamarca: Dos hermanitas que acompañan a su madre a trabajar son captadas haciendo sus tareas escolares en la calle; mientras su progenitora vende productos como ambulante.

Ver también:  Una viróloga desertora china publicó un estudio que afirma que el coronavirus fue creado en un laboratorio

Al verlas, los efectivos de la comisaría San José trasladaron a las menores al interior de la dependencia, donde continuaron desarrollando sus tareas, igual de concentradas, pero sobre un escritorio y con la ayuda de dos uniformados, quienes se desempeñaron por unos instantes como profesores al ayudarla con sus deberes escolares.

Ver también:  Región Ica bordea los 50 mil contagios por COVID-19 y no se muestra cifra de fallecidos

En el interior de la dependencia policial les ayudar a sacar algunas informaciones de Internet; además, a través de una conocidas plataforma digital hicieron que vieran el programa educativo ‘Aprendo en casa’ para reforzar sus clases.

También les proporcionaron alimentos, mascarillas para su cuidado y evitar contagiarse de COVID-19. Además, las invitaron a ir las veces que deseen a la sede policial para realizar sus tareas escolares.

Continuar leyendo

Entretenimiento

La monja que salvó en secreto a 83 niños judíos de la persecución nazi durante la Segunda Guerra Mundial

Un convento del sur de Francia refugió a decenas de niños judíos durante la invasión alemana

Publicado

|

Por

Dos niñas judías de la región de Alsacia corrieron un gran peligro cuando Alemania invadió Francia hace 80 años.

Mientras sus padres y hermana menor fueron capturados y asesinados, ellas sobrevivieron junto a decenas de niños judíos.

Y todo gracias a la valentía de una monja de un convento cerca de Toulouse.

Hélène Bach tenía 12 años y jugaba en el jardín junto a Ida, su hermana pequeña. Entonces vieron cómo se acercaba rápido un camión militar.

Las dos niñas y su madre abandonaron su casa en Lorena, al noreste de Francia, tras la invasión alemana en mayo de 1940. Se dirigieron hacia la “zona libre” en el sur del país.

Para evitar que toda la familia fuese capturada, decidieron que el padre, Aron y la hija mayor, Annie, viajaran separados.

Pero cuando Aron y Annie fueron arrestados en 1941 y llevados a un campo de detención cerca de Tours, la madre de Hélène rentó una casa en la zona.

Allí se quedaron viviendo durante un año, hasta que llegó un vehículo con soldados alemanes.

Hélène e Ida, de ocho años, corrieron a la cocina para avisar a su madre.

“Mi madre nos dijo que huyéramos y nos escondiéramos en el bosque. Tomé la mano de mi hermana pequeña pero no quería venir conmigo. Quiso regresar con su madre. La dejé ir y volvió”, dice Hélène.

Escape

Cecile Bach, la madre de Helene y Anne. (Foto: BBc Mundo). 
Cecile Bach, la madre de Helene y Anne. (Foto: BBc Mundo).

Sola en el bosque, Hélène permaneció escondida hasta que todos se fueron.

Entonces volvió a la casa y encontró algo de dinero que su madre dejó sobre la mesa.

“Sabía que regresaría”, dijo.

Hélène se fue a la casa de unos amigos en la zona. Jamás volvió a ver a su madre y hermana pequeña.

La hermana mayor de Hélène, Annie, también logró escapar. Tras pasar un año en el campo de Tours, consiguió escabullirse entre las verjas y salir corriendo.

Annie, de 16 años, viajó sola hasta la casa de su tía en Toulouse, pero ni siquiera allí estaba a salvo.

La familia de su tía no estaba registrada como judía y podía hacerse pasar por católica, pero Annie no podía.

Un día en otoño de 1942, la policía llamó a la puerta. Ordenaron que se les mostrara el libro de familia de todos.

“La suerte de mi vida fue que Ida, mi prima, había ido a comprar el pan. Así que mi tía me presentó como Ida. Por eso a veces creo en los milagros”, cuenta Annie.

Poco después de la llegada de Annie a Toulouse, su tía recibió una carta de Hélène desde su escondite. Entonces coordinó su rescate.

Así, una joven mujer de la Resistencia Francesa se presentó una noche en la casa donde Hélène se estaba quedando.

“Dijo que venía a buscarme”, recuerda.

Para mostrar confianza, la mujer le enseñó una fotografía suya que su tía le había dado.La familia Bach tuvo que huir de forma separada. No todos corrieron con la misma suerte. (Foto: BBC Mundo). 
La familia Bach tuvo que huir de forma separada. No todos corrieron con la misma suerte. (Foto: BBC Mundo).

Fue un viaje difícil. La mujer llevaba documentos falsos en que ambas eran descritas como estudiantes. Fueron detenidas e interrogadas en varias ocasiones.

Políticas antijudías

El gobierno del mariscal Philippe Pétain, con sede en Vichy, aprobó leyes antijudías, permitió que los detenidos en Baden, Alsacia y Lorena fueran internados en su territorio y confiscó varias propiedades y negocios.

El 23 de agosto de 1942, el arzobispo de Toulouse, Jules-Geraud Saliège, escribió una carta a sus clérigos pidiéndoles que la leyesen a sus congregaciones.

“En nuestra diócesis han ocurrido escenas perturbadoras. Están separando familias y mandando a sus miembros a destinos desconocidos. Los judíos son hombres y mujeres, parte de la raza humana. Son nuestros hermanos. Un cristiano no puede olvidarse de eso”, decía la carta.

El arzobispo protestó ante las autoridades por las acciones contra los judíos, pero la mayoría de la jerarquía católica francesa guardó silencio.

De 100 obispos franceses, Saliège fue uno de los únicos seis que se pronunciaron en contra del régimen nazi.

“Respuesta al llamado”

La monja Denise Bergon atendió al llamado de Saliège. Esta joven era la madre superiora del Convento de Nuestra Señora de Massip en Capdenac, situado a 150 kilómetros del noreste de Toulouse.

Ver también:  Una viróloga desertora china publicó un estudio que afirma que el coronavirus fue creado en un laboratorio

“Este llamado nos conmovió profundamente y tal emoción se apoderó de nuestros corazones. La respuesta favorable a esta carta fue testimonio de la fuerza de nuestra religión sobre cualquier raza o partido”, escribió Bergon en 1946, tras terminar la guerra.El arzobispo de Toulouse fue uno de los pocos obispos que se pronunció en contra del nazismo. (Foto: BBC Mundo). 
El arzobispo de Toulouse fue uno de los pocos obispos que se pronunció en contra del nazismo. (Foto: BBC Mundo).

“También fue un acto de patriotismo, ya que al defender a los oprimidos estábamos desafiando a los perseguidores”, añadió.

El convento gestionaba un internado y Bergon confiaba en que fuese posible esconder niños judíos entre sus alumnos católicos. Sin embargo, le preocupaba poner en peligro a las otras monjas y el acto de deshonestidad que supondría su idea.

Pidió consejo al arzobispo Saliège y la respuesta fue clara: “Mintamos, hija mía, siempre y cuando salvemos vidas humanas”.

83 niños judíos

En el invierno de 1942, la hermana Bergon recogió a varios niños judíos que se escondían en los bosques y valles en las inmediaciones de su región.

Mientras las tropas alemanas y fascistas intensificaron la búsqueda de judíos, el número de niños refugiados en el convento llegó a ascender a 83.

Entre ellos se encontraba Annie, cuya tía consideró que allí estaría más segura que en Toulouse. Poco después, también llegó Hélène, acompañada por su guía de la Resistencia.Annie junto a la hermana Bergon. (Foto: BBC Mundo). 
Annie junto a la hermana Bergon. (Foto: BBC Mundo).

“Al llegar, la hermana Bergon me llevó a una habitación e intentó hacerme sentir que mis padres seguían aquí. Se portó como si fuera mi madre”, describe Hélène.

Pero a la chica le pesaba mucho lo que había sucedido con Ida, su hermana pequeña.

“Siempre pensaba que si mi hermana no me hubiera soltado la mano, ahora estaría en el convento conmigo”, dice.

Albert Seifer era otro de los niños de Alsacia que se refugió en el convento.

“Estábamos rodeados por muros altos, como en un fuerte. Estábamos muy contentos. No sentimos la guerra a pesar de estar rodeados de peligro”, cuenta Albert.El convento dio refugio a 83 niños y a varias pertenencias de valor de sus familias. (Foto: BBC Mundo). 
El convento dio refugio a 83 niños y a varias pertenencias de valor de sus familias. (Foto: BBC Mundo).

Parientes y cuidadores enviaban s sus niños con dinero, joyas y otros bienes de valor para pagar por el refugio antes de intentar salir de Francia.

La hermana Bergon registró cómo transcurrieron esos días.

“Desde comienzos de 1944, la búsqueda de judíos se volvió más estrecha y numerosa. Nos llegaban solicitudes de refugio de todas partes. Recibimos cerca de 15 niñas pequeñas. Algunas de ellas consiguieron escapar milagrosamente de la persecución de la Gestapo”, escribió en 1946.

“Se convirtieron en nuestros niños. Nos comprometimos a devolverlos a salvo a sus familias”, añadió.

Además de Bergon, las únicas personas que sabían la verdad sobre el origen de los niños eran la directora de la escuela, el capellán y otras dos hermanas.

Las otras 11 monjas sabían que los niños eran refugiados de la región de Alsacia y Lorena, pero desconocían que eran judíos.

Como los niños no estaban familiarizados con los ritos católicos, la forma que encontraron de no levantar sospechas fue haciéndose pasar por comunistas.

“En el este de Francia había muchas ciudades industriales cuyos trabajadores eran comunistas. Hacíamos como que no sabíamos nada sobre religión”, dijo Annie.

Peligro extremo

Mientras la guerra se alargaba, los niños corrían más peligro y esto preocupaba a la hermana Bergon.

“Aunque todos los documentos comprometedores y la joyería de las familias de los niños estaban escondidos en varias esquinas del convento, no nos sentíamos seguros. Así que una noche, mientras todos dormían, cavamos un agujero profundo en el jardín del convento y enterramos todo lo que pudiera ser comprometedor”, escribió Bergon en su diario.Mientras más se alargaba la guerra, más peligro corrían los niños. (Foto: BBC Mundo). 
Mientras más se alargaba la guerra, más peligro corrían los niños. (Foto: BBC Mundo).

Annie recuerda el día de 1944 en que abrió la puerta a un miembro de la Resistencia que se presentó en el convento con una advertencia.

“Rápido, debo hablar con tu directora. ¡Es muy urgente!”

El hombre contaba que el convento había sido denunciado, que se había corrido la voz de que ocultaba niños judíos.

Ver también:  Contraloría advierte riesgo de pérdida de oxigeno en albergue Covid-19 de Nasca

La hermana Bergon trazó un plan con la Resistencia, quien accedió a lanzar tiros de advertencia si el enemigo se acercaba.

“Los niños dormirían emparejados: los mayores con los menores. A la primera detonación, se irían deprisa pero en silencio hacia los bosques y abandonarían la casa”, apuntó Bergon en su diario.

Pero pronto decidió esconder a los niños sin esperar a que llegaran los invasores. Un grupo, donde estaba Annie, fue llevado a la capilla.

“El capellán era un hombre fuerte y podía levantar los bancos. Abrió una trampilla en el suelo y nos metieron allí”, recuerda Annie.

El agujero medía 2,5 metros de largo y tenía 1,5 metros de altura.Annie junto a la trampilla de la capilla. (Foto: BBC Mundo). 
Annie junto a la trampilla de la capilla. (Foto: BBC Mundo).

Allí se escondieron siete niños durante cinco días.

No podían pararse o acostarse. Solo se les permitía salir por tiempos cortos, a primera hora de la mañana, para ejercitarse, comer, beber e ir al baño.

Aquellos días bajo el suelo marcaron a Annie para siempre. Desde entonces no puede dormir sin un pequeña luz encendida.

Hélène tuvo algo más de suerte y fue llevada a una casa con otra familia local.La trampilla donde escondieron a los niños es diminuta. (Foto: BBC Mundo). 
La trampilla donde escondieron a los niños es diminuta. (Foto: BBC Mundo).

Las tropas alemanas no entraron en el convento, pero dejaron rastros de destrucción en las inmediaciones.

“Encontramos miembros de la Resistencia muertos y abandonados en el camino”, cuenta Annie.

Como muestra de respeto, depositaron flores encima de los cadáveres.

En junio de 1944, las tropas fascistas que rondaban el aire se desplazaron al norte para repeler los desembarcos de los Aliados en Normandía.

En el camino participaron en dos masacres para castigar a los lugareños por las actividades de la Resistencia en la zona.

Una vez en Normandía, fueron aplastadas por la Segunda División Blindada de Estados Unidos. Perdieron 5.000 hombres, más de 200 tanques y otros vehículos de combate.

Fin de la guerra

Tras la liberación del sur de Francia en agosto de 1944, los niños judíos comenzaron a abandonar el convento.

Albert Seifer se reunió con su familia, incluyendo su padre, quien logró regresar con vida del campo de concentración de Auschwitz.

Annie y Hélène no tuvieron tanta suerte.Hélène y Annie siguen visitándose tanto como pueden. (Foto: BBC Mundo). 
Hélène y Annie siguen visitándose tanto como pueden. (Foto: BBC Mundo).

Su tía sobrevivió, pero sus padres e Ida, la hermana pequeña, fueron asesinados en Auschwitz.

Annie se instaló en Toulouse, se casó, tuvo hijos y recientemente se convirtió en bisabuela. Todavía se reúne con Albert, ahora de 90 años.

Hélène se casó y tuvo un hijo, instalándose en Richmond, al oeste de Londres. Con 94 y 90 años, las hermanas viajan entre Londres y Toulouse para verse tan a menudo como pueden.

A ambas les entristeció despedirse de la hermana Bergon y la visitaron de forma regular el resto de su vida.

Cuando los hijos de Annie eran pequeños, los llevaba a menudo consigo para recordarles esa etapa de la historia, lo que soportó el pueblo judío.

La hermana Bergon permaneció en el convento y continuó trabajando hasta su muerte en 2006 a la edad de 94 años. Más adelante ayudó a niños desfavorecidos y luego a inmigrantes del norte de África.La hermana Betgon continuó realizando labores humanitarias durante el resto de su vida. (Foto: BBC Mundo). 
La hermana Betgon continuó realizando labores humanitarias durante el resto de su vida. (Foto: BBC Mundo).

En 1980 recibió honores por parte del Centro Conmemorativo del Holocausto y fue nombrada como “Justa de la Naciones”.

Una calle lleva su nombre en Capdenac, pero aparte de eso, el único monumento de su hazaña se encuentra en los terrenos del convento.

“Este cedro fue plantado el 5 de abril de 1992 en memoria de la salvación de 83 niños judíos (de diciembre de 1942 a julio de 1944) por Denise Bergon (…) a petición de Monseñor Jules-Geraud Saliège, arzobispo de Toulouse”, dice la conmemoración.

Se encuentra cerca del lugar donde Bergon enterró las joyas, el dinero y los artículos valiosos que dejaron los padres, y que devolvió intactos después de la guerra para ayudar a las familias a comenzar de nuevo.

Continuar leyendo

Entretenimiento

Albañil se gradúa de enfermero y lo celebra junto a sus ex compañeros de trabajo: “no me olvido de donde salí”

Manuel Chimas, logró graduarse como licenciado en Enfermería tras trabajar como albañil para poder pagar sus estudios. Su historia se volvió viral en las redes sociales.

Publicado

|

Por

Todos tenemos sueños, pero para convertir los sueños en realidad, se necesita una gran cantidad de determinación, dedicación, autodisciplina y esfuerzo”, dice una antigua frase del atleta estadounidense Jesse Owens. Sus palabras describen a la perfección la historia de Manuel Chimas, un joven de Yucatán (México) que logró graduarse como licenciado en Enfermería tras trabajar como albañil para pagarse la carrera.

Ver también:  Municipio de Ica cierra y multa hoteles El Embrujo y Hechizo ante riesgo de COVID-19

El joven, que formó parte de la generación 2015-2019 del Centro Educativo Rodriguez Tamayo (CERT), celebró este importante logro en su vida tomándose una foto junto a sus ex compañeros de trabajo.

“No me olvido de donde salí y mucho menos olvido de las personas que me dieron buenos consejos, agradezco a mi familia y amigos”, escribió.

Ver también:  Región Ica bordea los 50 mil contagios por COVID-19 y no se muestra cifra de fallecidos

En algunos días, la publicación realizada en Facebook superó las 3 mil reacciones y fue compartida más de 2 mil veces.

Mientras que sus amigos comentaron lo siguiente

Continuar leyendo

Entretenimiento

Adolescente de 14 años dicta clases en el patio de su vivienda (FOTOS)

Escolares refuerzan sus conocimientos por 3 horas consecutivas al día, empezó con un alumno y ahora son 10

Publicado

|

Por

Sus herramientas son una pizarra, un plumón y el celular de la familia. Cubre la mesa circular con una frazada polar y reúne las sillas alrededor para 10 niños que en unos minutos tocarán a su puerta. El reloj marca las 14:00 horas y uno a uno comienzan a llegar sus alumnos. Tienen entre cinco a más años y cargan lápices y cuadernos bajo el brazo.

Sus amigos lo conocen como Daniko, pero para este grupo de estudiantes es su maestro. Cursa el tercer grado de secundaria en la institución educativa 040236 César Vallejo en Pucchún, Camaná, y el pasado 13 de abril fundó en su casa la improvisada escuela con solo un alumno. “Todo empezó con una vecina de mi mamá, me dijo que le ayude en sus tareas a su hijo porque ella no sabía leer”, recuerda.

Crearon Aprendo en casa con Daniko

Al día siguiente, otros dos menores aparecieron en su puerta y junto a su madre Ninfa Charca acondicionaron un lugar más amplio en la parte trasera de su casa. Pronto llamó a su espacio de enseñanza “Aprendo en casa con Daniko”, donde lo primero que mostró con la práctica es que lo material no es una limitación.

Ver también:  Región Ica bordea los 50 mil contagios por COVID-19 y no se muestra cifra de fallecidos

Los pequeños alumnos deben tener sus mascarillas y lavarse las manos con agua y jabón, antes de empezar las clases. Cada uno le comenta la dificultad que tiene con las tareas y da inicio a la tutoría personalizada. Daniko comenta que a la mayoría se le complica con las matemáticas, uno de sus cursos favoritos. Son 3 horas seguidas que invierte para compartir sus conocimientos con los niños.

No todos los estudiantes del pequeño profesor de San Isidro son sus vecinos. Dos niños llegaron hace un par de semanas de un poblado lejano. La casa que habitan no cuenta con los recursos básicos y tienen que caminar 20 minutos hasta la entrada de su casa.

“Yo me siento feliz cuando enseño porque siento motivación de ellos, tienen las ganas como yo de querer aprender siempre más”, dice.

Ninfa cuenta que de niño los profesores de Dani pensaban que sufría de comportamiento hiperactivo. Lo cierto es que su coeficiente intelectual era elevado y desde la primaria no hubo un solo año que no lleve a casa un diploma por su alto rendimiento escolar, recuerda la orgullosa madre. La gran sonrisa que enciende el rostro del alumno prometedor se apagó por unos meses en 2018. Una operación de vesícula y fuertes problemas familiares, le quitaron el sueño de abrirse campo en el Colegio de Alto Rendimiento (COAR), donde los alumnos destacados reciben una mejor educación.

Ver también:  Una viróloga desertora china publicó un estudio que afirma que el coronavirus fue creado en un laboratorio

Hoy, desde su aula de clases, lejos de lamentar el pasado, el adolescente profesor mira su futuro como una nueva oportunidad, como si tuviera interiorizada la frase que cuelga de su patio. En tres años, desea ingresar a la Universidad Nacional de San Agustín y seguir la carrera de Ingeniería Industrial. Aclara que, si bien su vocación no es la docencia, el apoyo social lo llevará a lo largo de su vida y la escuela que impulsa seguirá abierta para todo aquel que la necesite aún después de la pandemia.

DATOS.

12 Alumno destacado de Camaná da orientación a diez niños, desde los 5 años a más, en medio de la pandemia por el nuevo coronavirus

mil niños dejaron de estudiar en Arequipa debido al estado de emergencia por la COVID-19.

2 muestras de apoyo recibió Dani en Camaná. Pero aún requiere más ayuda, su número de contacto es 958603854

Continuar leyendo

Entretenimiento

Policía que da de comer a varios perritos capta la atención de cientos de internautas

La fotografía ha captado la atención de los usuarios, en especial de Facebook, debido a que se desarrolla una escena con varios perritos.

Publicado

|

Por

La imagen de una policía circula sin parar por las redes sociales desde hace algunas horas. La fotografía ha captado la atención de los usuarios, en especial de Facebook, debido a que se desarrolla una escena con varios perritos. Mientras sostiene una bolsa de alimentos para perros y aparentemente intenta abrirla, varios canes la rodean.

La imagen de una policía circula sin parar por las redes sociales desde hace algunas horas. La fotografía ha captado la atención de los usuarios, en especial de Facebook, debido a que se desarrolla una escena con varios perritos.

Mientras sostiene una bolsa de alimentos para perros y aparentemente intenta abrirla, varios canes la rodean. Ella está concentrada en su labor y al parecer no nota cuando le toman la fotografía, en la plaza Túpac Amaru, del distrito cusqueño de Wanchaq.

Ver también:  Una viróloga desertora china publicó un estudio que afirma que el coronavirus fue creado en un laboratorio

Desde que inició la cuarentena, a raíz del coronavirus, decenas de canes sin dueño y que viven en las calles han sido afectados. En la ciudad de Puno, en la puerta de una librería, en los días que la cuarentena era aún más rígida y nadie salía de casa, algunas personas se las ingeniaron para colocar platos con comida y agua para perros.

Los dueños del negocio, en Puno, pegaron además en sus rejas tres letreros a través de los cuales buscaban que la ciudadanía se sensibilice y replique el gesto. “Si antes ya les era difícil, ahora cómo van a conseguir comida y agua”, se lee en uno de los mensajes.Propietarios de librería dejaron alimentos para los canes de Puno.

Ver también:  Municipio de Ica cierra y multa hoteles El Embrujo y Hechizo ante riesgo de COVID-19

Precisamente, para los perros que no tienen hogar el panorama se ha dificultado mucho. Actualmente, la mayoría de restaurantes están cerrados y, aunque hay personas que salen a la calle, buena parte de la población se encuentra recluida en sus viviendas.

El acto de la policía femenina fue destacado por cientos de personas, que agradecen su gesto genuino al alimentar a los seis canes que se logra divisar; no obstante, hay quienes han criticado su accionar al señalar que alimentar a los canes de la calle propicia su proliferación.

Continuar leyendo

Tendencia